Es obligatorio el seguro de responsabilidad civil en el ámbito de la prestación de servicios sanitarios.
Una idea aproximada de la responsabilidad civil derivada de daños causados con ocasión de la prestación de servicios médicos o de asistencia sanitaria radica en la distinción que ha de realizarse entre la prestación de asistencia sanitaria en el ámbito privado y en el ámbito público.
En el ámbito privado de servicios médicos o sanitarios, se aplican la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios y en el ámbito público la Ley de régimen jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento administrativo común.
En materia de responsabilidad civil de los profesionales sanitarios, es de aplicación el régimen de responsabilidad subjetiva o por culpa. Es más, el perjudicado (actor) será quien debe justificar la carga de la su prueba frente al médico culpable.
En cambio, en intervenciones quirúrgicas y medicina reparadora o satisfactiva, el profesional sanitario asume una obligación de resultado y no de medios, de manera que si aquel resultado no se alcanza, será responsable del incumplimiento frente al paciente. En este caso, la carga de la prueba es del profesional. Por ejemplo, las intervenciones odontológicas, las intervenciones que consisten en la implantación de determinadas prótesis, el profesional está obligado a la obtención de un resultado.
Otro punto son los daños derivados de infecciones contraídas en el propio hospital. Es unánime la Jurisprudencia y la responsabilidad es objetiva, respondiendo el centro hospitalario sin buscar una responsabilidad de sujetos.
En la mayoría de los supuestos, acaba existiendo un seguro de responsabilidad civil del centro sanitario en el que el profesional presta sus servicios cubriendo la responsabilidad civil de éste frente al usuario perjudicado.
Los servicios sanitarios públicos o administración, deberá indemnizar si se prueba un mal funcionamiento del servicio o su prestación por debajo del correspondiente estándar de calidad, como insuficiente higiene, insuficiente dotación de equipos, mala organizaciónde una lista de espera que repercute en la salud de los afectados, contagio hospitalario de alguna enfermedad, médico que afronta de un modo inadecuado una intervención quirúrgica, anestesista que aplica una dosis incorrecta, analista que proporciona resultados erróneos, mala praxis médica, etc.
La indemnización será el daño ocasionado por el profesional y servicios sanitarios, valorado por un experto médico independiente acorde al baremo de los accidentes de tráfico.

loading...
Contacta con nosotros +34 699 674 141
Envíanos un mensaje a info@abogadoenaccidente.es
Localízanos enMadrid / Valladolid ...